"El hombre es un dios cuando sueña y un mendigo cuando reflexiona". Fiedrich Hölderlin
© JRMéndez. Freelance photographer

© Copyright JRMéndez Photography

Fotografía decorativa - decorative photography
CONTACTO Y PEDIDOS: (Contac and orders)

lunes, 17 de marzo de 2008

El "Marengo"

Foto de Nicola Comunale

No me gustan los barcos nuevos, sin historia. No me dicen nada sus tecnologías punteras, sus relucientes y lustrosos cascos sin cicatrices. Me gustan, por el contrario, los viejos barcos, barcos curtidos por el tiempo en el mar.
Los barcos viejos, en su navegar, en el crujir de sus maderas, si sabes oírlo, te cuentan historias de sensaciones, de mares lejanos, remotos; de marinos obstinados, soñadores; cuidando de ti, marino novel, perdonándote tus errores, comprendiendo tus desasosiegos y, a cambio, solo te pedirá que cuides de él en tierra para poder cuidar, el de ti, en el mar.
Cuando me siento en el interior del "Marengo" percibo su agradecimiento, el suyo y el de todos los que un día lo navegaron y amaron. Siento como se ilusiona en su nueva etapa. Cada trabajo de remozado que le hago, es recibido con una ilusionante sonrisa, con la sensación de que le estoy devolviendo su vitalidad perdida, su entusiasmo pasado; siento, en fin, que le hago feliz.
Un barco, para un marino, tiene alma; un alma que compartir contigo. No es un objeto, un simple vehículo, es un ser vivo, entusiasta. Cuando me siento en el interior del "Marengo" miro a mi alrededor y percibo su espíritu, sus sensaciones, la presión torticera de sus amarras en el puerto, la sobrecarga cruel de la jarcia que, queriendo balancear libre, es retenida por un casco preso.
Pero cuando navega, ah! cuando navega, su entusiasmo, su brío y su vibración feliz. Su jugueteo con las olas, su desafiante proa al mar, su complicidad con los elementos; como cambia, como ríe, como baila orgulloso con sus velas desplegadas, pavoneo gozoso ante su amigo; el mar.
JRMéndez


4 comentarios:

efenavarro dijo...

Que bonito panegírico para tu compañero de aventuras. ¡Qué envidida me das, José Ramón!

efenavarro dijo...

Edito una vez que el teclado se ha arreglado :)))
¡Juan Ramón, coño!

JRMéndez dijo...

Graciassss! :-) que a veces esto del blog me parece un monólogo. jeje

Anónimo dijo...

Siento que conozco una diezmillon�sima parte de su historia, siento su entusiasmo y su brio y sigo mirando la foto, y siento tb su complicidad.Lo transmites en la foto.